Saltar al contenido

THE ROCK nos desvela lo que le enseñó su padre para entrenar

The Rock comparte las lecciones que aprendió de su padre durante su primer entrenamiento.

Dwayne Johnson (The Rock) recuerda una dolorosa primera sesión de gym con su padre, la leyenda de la lucha libre profesional Rocky Johnson.

the rock
Dwayne Jhonson “The Rock” un referente en el mundo del fitness y la lucha

Siempre un hombre cercano a la gente, Dwayne ‘The Rock’ Johnson ha estado usando su tiempo de cuarentena de coronavirus para conectarse con sus fans, respondiendo preguntas sobre su vida y entregando algunos de los conocimientos que ha adquirido a lo largo de su carrera. Recientemente, contó en Facebook una historia sobre las primeras lecciones que aprendió de su padre, la leyenda de la lucha libre profesional Rocky Johnson, en el gimnasio.

Johnson contó eso a través de video desde el interior de su gimnasio personal, el Paraíso de Hierro, después de terminar una sesión de entrenamiento en la parte inferior del cuerpo.

Primer entreno de The Rock

“Empecé a hacer ejercicio cuando tenía 12 años”, dice Johnson. “Mi primer entrenamiento oficial fue con mi padre, Rocky Johnson, descansa en paz viejo”. Falleció el 15 de enero de este año.

Mientras que Johnson es reverente con su padre, no vacila al describir lo duro que podía llegar a ser . “Mi padre era una bestia de entrenamiento y un animal y fue construido como una casa de ladrillos”, comparte. “Siempre iba al gimnasio con mi papá y lo miraba los fines de semana, pero no se me permitía hacer ejercicio. así que lo miraba a él y a todos sus amigos de OG en el gimnasio, entrenando duro. Eran tipos de la vieja escuela. Con 12 años en Hawái, mi padre finalmente dijo: ‘Muy bien, puedes venir al gimnasio conmigo’,”.

Cuando se dirigieron al gimnasio, Johnson dice que su padre le dijo una cosa. “‘Escucha. Te vas a dejar el culo aquí. No quiero tonterías. Dice: ‘Lo que sea que pongas en la barra, cuando hagamos press de banca, tienes que empujarlo hacia arriba. Sea cual sea el peso que elijas, tienes que empujarlo hacia arriba, hasta el final”, dice.

Johnson recuerda empezando con la barra y los discos de 25 libras (11 kilos) en ambos lados (eso son 95 libras o 43 kilos). Primer set y lo clava, no hay problema. En el siguiente set, su padre quería agregar sólo cinco libras en cada lado, pero Johnson, notando que la gente estaba empezando a verlo entrenar, quería agregar 10. Con 35 libras a cada lado (52 kilos en total con la barra), apenas empujó el peso fuera del rack. Pero sintiéndose confiado consigo mismo, le dijo a su padre que le pusiera 45 libras.

“No sé por qué, por cierto, porque tenía una mierda de pelo afro y acné por todas partes, pero todavía me sentía muy confiado y chulo,” Johnson se ríe.

Su padre le dio la salida del rack, y el peso bajo de golpe y lo enterró.

“Empecé a entrar en pánico y mi papá estaba de pie sobre mí diciendo ‘¡Sube el peso, sube el peso!’ “Dice Johnson, quien también recordaba los escupitajos de tabaco de mascar de su padre que le caían en su cara. “Me estoy avergonzando, estoy en pánico. Y mi papá dice ‘No te estoy ayudando, te lo dije’. Y ahí estaba, para todos los mirones, la gran escena del día en el gimnasio….

Johnson dice que se levantó y estaba tan avergonzado que quería golpear a alguien, pero su padre le dijo que recogiera las pesas, y le ofreció su consejo más sabio.

“Dijo: ‘No te preocupes por otras personas que te miran. No te entrenes. Nunca entrenes para tu ego. No importa, ¿a quién le importa quién te está vigilando? Entrenas para obtener resultados y entrena con peso que puedas controlar. Así es como vas a ser un maestro en el gimnasio, es lo que él estaba tratando de decir, “Dice Johnson.

Una importante lección para el resto de sus días

Johnson concluye la historia haciendo hincapié en la lección que cree que debes sacar de esta historia.

“Hay una lección en esto: No ego en absoluto. Esto generalmente se aplica a los hombres. Somos los que tenemos egos en el gimnasio”, dice. “No entrenes, no entrenes para tu ego. Entrena para obtener resultados. Y tira del peso que puedas manejar.

Y hasta aquí la historia de The Rock con la lección que le enseño su padre y que ahora te entrega a tí.

¿Qué te parece? ¿Crees que tiene razón con esa moraleja? ¿Es The Rock un referente para ti? Déjame tu opinion en comentarios.

Tengo más que ofrecerte compañero

Espero que te haya gustado el artículo y que te haya sido muy útil. No olvides darte una vuelta por mi blog, que en él encontrarás un montón de artículos tan o más buenos que este hablando de diferentes temáticas del mundo del fitness y aportandote claves fundamentales para tu éxito en la senda del guerrero espartano.

Un saludo camarada